Arepazo Venezolano

Por unos instante a Yeli le hizo falta su familia, su mamá, sus ojos se volvieron lagunita, pero estábamos ahí, diciendo barbaridades, contando chiste y la noche terminó siendo espléndida, la tristeza se ocultó discreta como cuando el sol amablemente le cede el paso a la luna. Venezolanos y mexicanos seguimos estrechando lazos. Benjamín Bernal, siempre agudo ya tiene un proyecto literario en mente, que sin lugar a dudas será un aporte, sobre este oleaje de inmigrantes que llega a México.