De donde menos lo imaginamos salta…una «Águila Negra»

Cuando daba clases en la universidad les decía a mis alumnos que hay muchas maneras de contar una historia, y muchas vías para llegar a decir algo. Como ejemplo, les decía que si quieren hablar del Diablo pueden comenzar recordando que era un ángel caído del cielo y que descendió al infierno. También se puede comenzar hablando de los perros y entre ellos el Cancerbero, que es era el guardián de la puerta del Hades (el inframundo griego) y aseguraba que los muertos no salieran y que los vivos no pudieran entrar. Lo importante a la hora de contar algo es que sea atractivo, y aquí voy a relatar una historia propia del “Film Noir”.