Recorriendo México

Aunque su construcción e inauguración estuvieron signadas por algunas irregularidades y denuncias sobre el «apresuramiento» para ser puesta en marcha, darse una vuelta por la Biblioteca Vasconcelos en el DF de México es conocer un poco más de la arquitectura y del deseo de hacer las cosas a los «grande».

IMG_0669 (Copiar)

La Biblioteca Vasconcelos fue inaugurada el 16 de mayo de 2006, por el entonces presidente de México, Vicente Fox Quesada, pero en su primer intento sólo duró abierta diez meses, ya que debió cerrar sus puertas ante la necesidad de reparar graves fallas en su construcción.

Antes de entrar en el tema de las irregularidades en su construcción, veamos de qué estamos hablando, es decir, permítanme indicarles qué es la Biblioteca Vasconcelos.

IMG_0639 (Copiar)

La estructura fue diseñada por el arquitecto Alberto Kalach y cuenta, oficialmente, con 575 mil libros, a lo largo de 38 mil metros cuadrados de construcción,  donde se puede encontrar materiales para consultas en: Psicología y Filosofía, Religión, Ciencias Sociales, Lenguas, Ciencias Puras, Ciencias Aplicadas, Bellas Artes, Literatura e Historia, Geografía. Este catálogo se puede consultar en su sitio de internet.

Cuenta también con Sala Multimedia, Sala Infantil, Sala Braille (con materiales para ciegos y débiles visuales), Sala de Música, Auditorio, Salón de Usos Múltiples y 640 computadoras con acceso a internet gratuito.

IMG_0645 (Copiar)

Además del contenido bibliográfico, el edificio tiene varias esculturas de artistas mexicanos; en su pasillo central de la planta baja está la «Matrix Móvil», también conocida como la «Ballena»,  obra de Gabriel Orozco. Para colocar esta escultura  un «grupo de expertos se encargó de rescatar prácticamente completo un cetáceo que fue hallado en la Isla de Arena, en la Reserva de la Biosfera de Vizcaíno, en Baja California Sur y trasladar su osamenta a la Ciudad de México para reconformar su esqueleto en una estructura metálica diseñada para sostener el mamífero. Orozco trabajó los 137 huesos por medio de grafito con el que dibujó formas geométricas que siguen la dinámica misma de la estructura ósea».

La Biblioteca tiene un el auditorio principal, de mil 100 metros cuadrados de superficie y capacidad para 520 espectadores, se encuentra equipado con tecnología de punta y resulta ideal para la realización de conferencias, mesas redondas, encuentros académicos, proyecciones, teatro, música, danza o lecturas dramatizadas.

IMG_0655 (Copiar)

No se necesita tener ninguna credencial para entrar al edificio, poder hojear los libros y hacer consultas. El inmenso espacio permite que el visitante se sienta en un silencio necesario para meditar, leer y conocer sobre cualquier tópico que exista en el mundo.

Controversias

Si el visitante se deslumbra por lo que la Biblioteca ofrece en la actualidad tal vez es porque no conoce todo lo que sucedió para llegar a este momento, que si bien no es el perfecto – porque aún hay grandes espacios vacíos desaprovechados – dista mucho de la situación en torno a su creación y que le llevó a un cierre temporal.

IMG_0652 (Copiar)

El costo inicial del proyecto fue de 954 millones de pesos (en esa época, aproximadamente 98 millones de dólares americanos). El Congreso de la República propuso planes para reducir el presupuesto del 2005, incluyendo recortes a las tres ramas del gobierno; el Partido Acción Nacional propuso un presupuesto alterno, preservando fondos para el proyecto Enciclomedia y para esta Biblioteca.

La Biblioteca Vasconcelos se inauguró – apresuradamente – en el 2006; la razón del apuro para abrir sus puertas, fue la necesidad de saltarse o evitar «el límite fijado legalmente para la presentación de proyectos previo a las muy cuestionadas elecciones federales del 2006, razón por la cual fue señalada por la prensa y por la oposición como obra electorera».

IMG_0649 (Copiar)

Lo cierto es que una vez inaugurada, la estructura comenzó a «pasar factura», que comenzó con filtraciones de agua, lo que motivó a la Auditoría Superior de la Federación a realizar una investigación que terminó con el cierre temporal de la biblioteca, el 20 de marzo del 2007, y se «detectó 36 irregularidades en su construcción y emitió 13 averiguaciones contra servidores públicos del gobierno federal. Entre dichas irregularidades destacan la mala colocación de bloques de mármol, con un costo de 15 millones de pesos (alrededor de 1.4 millones de dólares)».


Fox salió de la presidencia pero la Biblioteca siguió cerrada mientras se determinaba quiénes eran los responsables de estas irregularidades, pero luego de ocho meses de cerrada, «la Secretaría de la Función Pública (SFP) sólo ha multado a un par de empresas pero no existen sanciones para ex funcionarios públicos. Construcciones y Edificaciones y Urbanización Alben SA de CV así como Inmuebles y Construcciones Goval SA de CV, son dos de las empresas que la SFP multó con 70 mil 200 y un millón 17 mil 900 pesos, respectivamente. De acuerdo con informes de la SFP hasta ahora ningún ex funcionario tiene procedimientos en su contra y hay al menos dos empresas sancionadas por diversas irregularidades».

Durante la administración de Felipe Calderón Hinojosa, sucesor de Vicente Fox, fue cuando se terminaron de corregir las fallas en la obra, lo que ameritó una nueva inversión de 32 millones de pesos (aproximadamente tres millones de dólares).

IMG_0641 (Copiar)

La Biblioteca Vasconcelos reabrió sus puertas en diciembre del 2008, con la más alta tecnología, y es considerada en la actualidad la biblioteca más importante del país, gracias a su arquitectura y el legado de obras que en él se encuentran.

Hablando del legado, durante los años de la reconstrucción,  «el diplomático Héctor Vasconcelos, hijo de José Vasconcelos, solicitó mediante una carta enviada al Director General de Bibliotecas Públicas, la devolución del acervo donado en 2006 que conforma la fonoteca Esperanza Cruz de Vasconcelos (integrada por 2,205 CDs y 962 discos LP); en primer lugar porque desconoce el estado actual de la colección y segundo, pero más importante, porque no se le ha dado ningún uso desde hace más de dos años».

Además de este litigio, y de otros, una de las afectadas fue la empresaria Vanessa de la Llata Torres, quien en el 2006 obtuvo la concesión para operar por diez años un restaurante dentro de la biblioteca, pero que lamentablemente nunca funcionó como ella misma ha contado su historia.

Un «tesoro» en la Biblioteca

Aunque en la Biblioteca se busca hallar el conocimiento en los libros, los mexicanos, así como habitantes de otras ciudades, pudieron jugar a ser “cazadores de tesoros”, cuando el líder y vocalista de la banda Cordplay – Chris Martin – anunció que las letras de sus canciones se encontraban escondidas en nueva bibliotecas.

 La iniciativa anunciada por las redes sociales de la banda británica formó parte de la promoción de su nuevo álbum «Ghost stories».

La pista dejada por Cordplay a sus fanáticos era que debían elegir libros que incluyan historias de fantasmas. En el caso de la Biblioteca Vasconcelos, el libro seleccionado fue «Cuento de navidad», de Charles Dickens. El ganador de la «búsqueda» mexicana su fue el usuario de Twitter @ernestodavii, quien en un sobre con la leyenda «open me», encontró la letra de «Magic».

Final feliz

IMG_0663 (Copiar)

Ya la Biblioteca – llamada también la «megabiblioteca» por la prensa mexicana – está abierta y ofrece un espacio que no debe dejar de visitarse, no solo para leer, sino para caminar por sus instalaciones, ver alguna exposición, sentarse a meditar o simplemente para admirar una obra construida por el hombre que, pese a las irregularidades y nuevas inversiones, es una muestra de lo que el ser humano puede construir cuando se lo propone, o esa es mi Visión Particular.

PD: Para llegar a la Biblioteca Vasconcelos lo mejor es utilizar el metrobús, bajándose en la estación Buena Vista de la línea 1, o si prefiere puede llegar en metro, igualmente en la estación Buenavista de la línea 3 (Universidad / Indios Verdes)

Comparte esta publicación