Un día de lluvia de febrero en Madrid, un parque húmedo y una caminata para llegar a casa…

2014-02-09 17.52.13-1Las botas puestas que no corresponden al día que hace, embarradas de tierra mojada y a punto de ser penetradas por el agua

El olor a humedad que evoca a los inviernos de tormentas y a los palos de agua del pueblo, la finca, las gotas cayendo en la cara, los juegos de niños y qué divertidos correr mojándonos

Permitirme vivir de nuevo esa sensación, la llovizna agradable y respirar un parque solitario porque cuando nos hacemos adultos ya no nos gusta  mojarnos bajo la lluvia

Saborear el aire suave y con olor a tierra, caminar lentamente mientras siento que el agua llega a mis pies

La bonita nostalgia de un día de lluvia…

2014-02-09 17.56.44

Laura Elena Vivas

Comparte esta publicación


1 comentario

Morela Colina · 10 abril, 2014 a las 1:34 PM

Me transportaste a Barquisimeto de los 80s!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *