Los cinco días que nos fuimos de vacaciones hace poco me sirvieron para reflexionar sobre ciertas cosas. Fue como un parón para reenfocar, y establecerme objetivos que quiero lograr laboralmente hablando.

Como tengo ciertos problemas de dispersión -me voy distrayendo y pierdo el foco- decidí hacerme un mapa del tesoro, una técnica que aprendí cuando tenía aproximadamente 20 años -hace años ha-. He estado buscando en internet pero no conseguí el origen, solo sé que es una herramienta  que sirve para establecer objetivos.

A mí me gusta emplearlo (aunque tenía años que no lo practicaba) porque ayuda a determinar claramente un objetivo  y los pasos que consideramos debemos dar para llegar a él. Sirve para visualizar la meta, y por consiguiente estimula nuestra creatividad e inteligencia para buscar mecanismos que nos lleven a ella. Dicho de forma coloquial, te activa un chip en la cabeza que te predispone a algo, y eso hace que la mente se abra a buscar soluciones para resolver esa cuestión. “Hacemos foco”, como decía un profesor que tuve en la universidad.

Para llevar a cabo el mapa del tesoro simplemente es coger un papel y escribir el objetivo y los pasos a dar, pero la gracia es que cada uno establezca primero lo que quiere lograr (a veces no es tan fácil o no todo el mundo lo tiene claro desde el principio) y lo haga como le gusta, agregando fotos que visualicen la meta, frases estimulantes, colores, dibujos, o cualquier cosa.

Aunque estos ejercicios los veo como algo muy personal, he decidido compartir mi mapa del tesoro en este post por si le sirve a alguien para lograr algo que quiera…

Primero me hice en una hoja pequeña el esquema de lo que quería ver al finalizar:

mapa del tesoro 1

Luego lo titulé (yo le puse simplemente Mapa del Tesoro, pero cada uno lo nombra como quiera):

mapa del tesoro 2

Y fui escribiendo los pasos y el objetivo final empleando como referencia el esquema que hice:

mapa del tesoro 3

Después le puse colores, porque me encantan los colores, y conecté los pasos:

mapa del tsoro 4

Además de los puntos concretos, yo también agregué a lo largo del mapa pequeños objetivos que quiero lograr en lo personal, y que sé que me ayudarán a conseguir la meta final y disfrutarla, pero repito, cada uno debe adaptarlo a su circunstancia y realidad. También me puse un plazo de un año porque funciono mejor con tiempos -por lo de la dispersión que ya conté- pero tampoco es estricto -también soy un poco neurótica y me paso un poco con la autoexigencia. Sí, tengo una pila de defectos- para no presionarme en demasía si el tiempo se dilata un poco.

Para terminar lo customicé con unas calcomanías repletas de mensajes positivos y enérgicos:

mapa del tesoro 5

Y así quedó mi Mapa del Tesoro:

mapa del tesoro 6

 Si alguien lo usa que nos cuente cómo le fue!!

Laura Elena Vivas

publicado en Reflexiones por diariodeunatreintaneradesubicada

Comparte esta publicación


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *