Es innegable que la tecnología está ayudando en diversos campos de la actividad humana. Ahora ya es posible tener un alerta de sismo antes de que ocurra, o una aplicación puede  recordarnos ir a una cita o tomar una medicina. Y precisamente en el campo de la medicina, hay muchas aplicaciones para los llamados teléfonos inteligentes, llegando incluso algunas de estas aplicaciones a servir para  detectar y diagnosticar diversas enfermedades de la piel.

Hasta aquí uno pudiera considerar que la tecnología ayuda en materia de salud… pero… ahora los médicos estadounidenses están pidiendo prudencia con respecto al uso de estas aplicaciones, por los resultados de un estudio publicado recientemente.

Una información aparecida en El Diario de Caracas señala que  «Hay 229 aplicaciones dermatológicas y la mayoría son gratuitas», esto de acuerdo al doctor Robert Dellavalle, profesor de dermatología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Colorado y principal autor de la investigación publicada en el Journal of the American Medical Association (JAMA).

La principal preocupación de los médicos «estos productos no están regulados y no hay garantía alguna de la exactitud médica de estas aplicaciones», por ello su recomendación es verificar con otras aplicaciones, otros expertos y un médico, por aquello que mientras más información se tenga seguro será mejor el diagnóstico.

Y ya que se menciona el tema de consultar con un médico a la hora de saber más sobre nuestra salud, en la página Seryhumano.com apareció que el 29 de de septiembre es el Día Mundial del Corazón, por lo que es una buena oportunidad para hablar de cómo prevenir «las enfermedades cardiovasculares que, según la Organización Mundial Dra. Graciela Arab, cardiólogode la Salud (OMS), son la primera causa de muerte en el mundo. De hecho, se calcula que para el año 2030 fallecerán cerca de 23,6 millones de personas en todo el planeta por patologías cardiopáticas y accidentes cerebro vasculares (ACV)».

La doctora Graciela Arab, cardiólogo del Instituto Médico la Floresta y del Instituto Diagnóstico San Bernardino en Caracas, explica que existen diferentes tipos de enfermedades cardiovasculares. “Entre las más comunes encontramos las cardiopatías isquémicas, conformadas por los infartos y las anginas -estables o inestables-, la hipertensión arterial, los ACV y las miocardiopatías dilatadas (cuando se tiene el corazón grande)”.

La especialista asegura que existen dos grupos de factores de riesgo para este tipo de enfermedades: los no modificables y los modificables. “Los primeros son aquellos que no pueden ser cambiados como la edad del paciente, el género y factores hereditarios, mismos que pueden influir en la aparición de la patología. Mientras que los modificables incluyen el estilo de vida que lleva el paciente, el sedentarismo y los hábitos alimenticios como el alto consumo de comidas rápidas y la dieta occidental (altas en grasas, carbohidratos y frituras), además de la hipertensión arterial, la diabetes mellitus y la dislipidemia”, señala.

Ayúdate que yo te ayudaré

Dra. Graciela Arab, cardiólogoPara evitar las enfermedades cardiovasculares, o al menos reducir su probabilidad de ataque, la prevención depende «principalmente del control de los factores de riesgo tanto modificables, como no modificables, y que para ello es muy importante el apoyo de los más allegados. “En la familia hay que cambiar el estilo de vida, disminuir el consumo de tabaco, alcohol y sobre todo la sal. También se deben hacer ejercicios –por lo menos 30 minutos tres veces a la semana- y estar muy pendiente de que el paciente cumpla la medicación y asista periódicamente a los controles médicos”, sostiene Arab.

Pero además del control de los factores de riesgo, existen medicamentos – y no aplicaciones de telefonía inteligente – que son «eficaces como parte del tratamiento y medidas preventivas para tratar y evitar  las enfermedades cardiovasculares, entre ellos destaca el ácido acetilsalicílico. “Siempre es bueno consumir de manera preventiva inhibidores de la agregación plaquetaria como Caloxpirina, que evita la obstrucción arterial que podría ocasionar infartos al corazón si se presentan factores de riesgo como diabetes, obesidad, hipertensión arterial y dislipidemias, entre otras que pudiesen aumentar el  riesgo de las enfermedades cardiovasculares.”

CaloxpirinaUno de estos medicamentos es la Caloxpirina, que «posee forma de corazón para que los pacientes lo reconozcan más rápido.  Cada tableta tiene una recubierta entérica que protege al estómago de los daños gástricos y un frasco que contiene 30 tabletas entéricas, permitiendo al paciente cubrir su dosis mensual con una sola caja y una pequeña inversión, ya que es la más económica del mercado”, según explicó Andrés Elutchanz, gerente de Producto de Caloxpirina,  en este trabajo aparecido en la página de Seryhumano.com

Mientras mayor información tengamos en esa misma medida será posible prevenir enfermedades, lo importante es no caer en el otro extremo y transformarse en un hipocondríaco por tanta literatura médica que se lee, pero sí tener el suficiente conocimiento para saber que cuando algo pasa en nuestro cuerpo y no sintamos que funciona como siempre lo hace, es el momento de acudir al médico, a uno real y no a las aplicaciones, porque las maquinas, siempre serán maquinas mientras que los seres humanos son los que saben tratar a otros semejantes, o esa es mi Visión Particular.

PD. Las fotografías de la Seryhumano.com son cortesía de la colega Yosmar Herrera.

Comparte esta publicación


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *