«Los precios de los antitumorales son “demasiado elevados”, “insostenibles”, por lo que, “ponen en riesgo el acceso a los fármacos por parte de pacientes que los necesitan” y “son una amenaza para la viabilidad ser1de los sistemas de salud”. Esta llamada de atención recoge el sentir de 120 oncólogos de todo el mundo especializados en la leucemia mieloide crónica y hace referencia a las nuevas terapias relacionadas con la enfermedad. Pero la reflexión incluye al resto de fármacos usados contra las neoplasias en general y a la “espiral de precios” que afecta, especialmente, a las nuevas moléculas que salen al mercado.

Para plasmar su opinión y hacerla pública, los especialistas han elegido la revista Blood, de la Sociedad Americana de Hematología. El autor de referencia del artículo es Hagop Kantarjian, del prestigioso MD Anderson Cancer Center de Houston (EE UU). Kantarjian relata a este diario a través de correo electrónico que la idea del artículo surgió a partir de los debates planteados en grupos de discusión sobre “los elevados precios de los medicamentos contra el cáncer y cómo perjudicaban a los pacientes”. A partir de ese momento, relata, “contactamos con especialistas en leucemia mieloide crónica, les trasladamos la iniciativa y les preguntamos si deseaban respaldarla”.

Esta noticia aparecida en seryhumano.com resalta que “el coste de los medicamentos prácticamente se ha duplicado en la última década”, advierten los especialistas, que indican cómo de los 12 compuestos contra el cáncer aprobados el año pasado por la autoridad sanitaria estadounidense —la FDA—, 11 tienen un coste superior a 100.000 dólares (77.000 euros) anuales por paciente. De un gasto medio de 5.000 dólares (3.800 euros) mensuales por enfermo se ha pasado en diez años a más de 10.000, añaden”.

“Hemos llegado a un momento en el que contamos con armas extraordinariamente potentes para combatir el cáncer”, relata Eduardo Olavarría, jefe del servicio de hematología del Complejo Hospitalario de Navarra, uno de los dos españoles firmantes del trabajo, junto con Francisco Cervantes, su homólogo en el Clínic de Barcelona. “Pero nos encontramos ante la p1aradoja de que si los precios siguen subiendo no los podremos pagar”. De hecho, el Ministerio de Sanidad rechazó el año pasado la financiación por parte de la red pública de dos antitumorales por su elevado precio.

¿Puede tener precio la salud?, acaso la intención de los laboratorios y de los gobierno ¿no debería ser brindar un buen sistema sanitario con medicamentos accesibles a quienes presentan alguna enfermedad.

Tal vez esto sea pensar demasiado «filantrópicamente», porque en estos días todo es un «negocio» y se busca generar beneficios, renta y ganancias.

Por ejemplo, la aparición del imatinib (Glivec por su nombre comercial, desarrollado por Novartis) revolucionó el tratamiento como pocas veces sucede en el complejo mundo de la lucha contra el cáncer. De una esperanza de vida de cuatro años se pasó a controlar (cronificar) la enfermedad en más del 90% de los casos.

Cuando el producto se aprobó en los Estados Unidos, en 2001, el coste anual era de 30.000 dólares (23.000 euros) ser3por paciente. La cifra se ha disparado a 90.000 dólares (69.000 euros). Los ingresos de Novartis —que recientemente ha perdido la batalla que mantenía con India por la patente de este fármaco— ligados a Glivec ascendieron en 2012 a 4.700 millones de dólares (3.600 millones de euros), según Bloomberg.

Si esto es así, no estamos muy alejados de la afirmación referida al «negocio» que significa la medicina y no sería raro suponer que quienes están en esta industria realmente lo están por el dinero que se produce.

Pero ¿qué pasa si por estas ansias de lucro ocultamos la verdad sobre algunas enfermedades?

Aquí entramos ya no en cifras ni hechos científicos, sino en la teoría de las conspiraciones,  que no siempre está alejada de la realidad y podría ser mucho más peligroso que solamente aumentar el costo de los medicamentos.

Hablando del tema del cáncer, el sitio reconquistandoeden.com.ar publica que el Hospital John Hopkins declara “la Quimioterapia es la gran equivocación médica”.

quimioEl artículo comienza mencionando que «después de muchos años de decirle a la gente que la quimioterapia es la única manera de tratar (tratar literalmente) y eliminar el cáncer, el Hospital John Hopkins esta finalmente empezando a decir a la gente que hay alternativas».

Mencionan que de acuerdo al Hospital John Hopkins «la quimioterapia en realidad envenena las células de cáncer, pero también destruye las células sanas de la médula espinal, así como también las del intestino y eso produce daño en los órganos como el hígado, riñones, corazón y pulmones. La radiación, cuando destruye las células cancerígenas, también quema y daña las células sanas y los órganos, así como también los tejidos. El tratamiento inicial de quimioterapia y radiación muchas veces reduce el tamaño de los tumores, pero un prolongado uso de la quimioterapia y la radiación no tiene como resultado la destrucción total de los tumores. Cuando el cuerpo tiene muchas toxinas debido a la quimioterapia y la radiación el sistema inmunológico está comprometido o destruido, por eso las personas pueden sufrir varios tipos de infecciones y complicaciones».

Aseguran que una manera efectiva de combatir ‘el cáncer’ es no darle de comer a las células cancerígenas con aquellos alimentos que necesita para multiplicarse.

Entre estos alimentos estarían:

Azúcar porque es un alim2ento del cáncer y si no se consume se corta uno de los más importantes elementos de las células cancerígenas.

Leche: causa al cuerpo la producción de mucus, especialmente en el conducto intestinal. Las células cancerígenas se alimentan de mucus, eliminando la leche y sustituyendo por leche de soya, las células de cáncer no tienen que comer por consiguiente mueren.

Las células de cáncer maduran en un medio ambiente ácido. Una dieta basada en carne roja es ácida, es mejor comer pescado, y un poco de pollo, en lugar de carne vacuna o cerdo. La carne además tiene hormonas y parásitos que son muy nocivos, especialmente para las personas con cáncer.

En contrapartida, lo ideal para no tener cáncer debería ser ingerir:

3Una dieta de 80 % de vegetales frescos y jugos, granos, semillas, nueces, almendras y solo un poco de frutas ponen al cuerpo en un ambiente alcalino. Solo un 20% se debe consumir en comidas cocidas, incluidos los porotos (frijoles).  El jugo de vegetales frescos proporciona al cuerpo coenzimas que son fáciles de absorber y llegan a las células después de 15 minutos de haber sido consumidos para nutrir y ayudar a formar células sanas.

Algunos suplementos ayudan a reconstruir el sistema inmunológico (florescence, essiac, anti-oxidantes, vitaminas, minerales, efas (aceite de pescado) para ayudar a las células a luchar y destruir las células cancerígenas. Otros suplementos como la vitamina e son muy conocidas porque causan apóptosis, el método normal del cuerpo de eliminar las células innecesarias o defectuosas.

El cáncer es también una enfermedad de la mente, el cuerpo y el espíritu. Una actitud más activa y positiva ayudará a combatir al enfermo de cáncer a convertirse en un sobreviviente. La rabia y la incomprensión, el no perdonar pone al cuerpo en una situación de estrés y en un medio ambiente ácido. Aprender a tener un espíritu amable y amoroso con una actitud positiva es muy beneficioso para la salud. Aprender a relajarse y disfrutar de la vida. Busque a su Creador en oración, El le dará salud.

botellasLa terapia de oxígeno es otro elemento que ayuda a destruir las células de cáncer.

1. no contenedores de plástico en el microondas.

2. no botellas de agua en el freezer.

3. no papel plástico en el microondas.

Ante todas estas recomendaciones uno podría pensar que algo de esto es cierto pues viene avalado por el Hospital John Hopkins, pero aquí entra otra parte de la teoría de las conspiraciones, y el creer en todo lo que sucede y aparece publicado en la Intranet.

El revuelo que causó la noticia sobre la inutilidad de la quimioterapia, en parte por el aval del Hospital John Hopkins, motivó que la institución saliera a desmentir ser el soporte de tal información.

johns_hopkins_medicineTitulado «Cáncer Email Hoax», el Hospital Johns Hopkins aclaró que la información que circulaba con el nombre “Actualización acerca del cáncer” falsamente atribuida a ellos no proviene en realidad del Hospital y aclararon que el  e-mail de donde se envió el material también tiene el nombre de la institución mal escrito como “John”  Hopkins,  pero la manera correcta de escribirlo es “Johns” Hopkins.

Para más información acerca del cáncer, el Hospital recomienda leer la información directamente en su sitio web o visitar la página del Instituto nacional del cáncer (National Cancer Institute)  .

Por otra parte, también está otro “e-mail fraude”  que ha circulado desde el 2004 con respecto a los envases plásticos, contenedores y botellas, diciendo que el calor libera dioxinas que causan cáncer tampoco fue publicado por Johns Hopkins. Para más información de la escuela de salud pública Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health.

inEn una época de mayor acceso a la información, gracias a los avances tecnológicos, el timo, la mentira y el engaño no han dejado de estar presentes y aunque se dice que el conocimiento aleja la posibilidad de manipulación, lo cierto es que tenemos cada día más posibilidad de ser víctimas de engaños y conspiraciones, ¿con qué objetivo? Para algunos pudiera ser aquel adagio de «pescar en río revuelto», otros pueden decir que lo que se busca es desestabilizar desde los gobiernos imperialistas para dominar con la contrainformación. Lo cierto es que debemos cuidar lo que leemos, para ello se precisa consultar la mayor cantidad de fuentes, cotejar las informaciones, buscar opiniones de personas que consideremos especialistas, o que tengan trayectoria como voceros y gocen de credibilidad, recuerden  que no todo lo que se publica en Internet en cierto, aunque como decía Fox Mulder: la verdad está afuera, solo queda de nosotros encontrarla, o esa es mi Visión Particular.

Comparte esta publicación