Almendra y Alcalina son dos adolescentes, aunque parecen más niñas,  que se maravillan de la llegada de la máquina, algo de lo que sus antepasados habían hablado, y era tanta la curiosidad que no se aguantaron por acudir a ver aquello que tanta intriga les causaba.

Lo cierto es que ellas tienen miedo e inquietud por eso que llaman la máquina, que en realidad nunca se ve, pero como buscan la felicidad están dispuestas a superar sus temores y se aventuran para estar cerca de ese objeto.  

Las aventuras de estas amigas pasan por la amistad, el compañerismo, las canciones, las interpretaciones de los sueños, para concluir que en la vida es necesario arriesgarse y seguir los anhelos, siempre buscando la libertad.

La obra plantea lo que menciona Miguel Mateos en su canción «Cuando seas grande» y es la pregunta sobre «qué vas a ser cuando seas grande Nene, nene que vas a ser cuando seas grande estrella de Rock’n Roll, presidente de la nación» y es que cuando somos jóvenes las posibilidades son infinitas y todo dependerá de las decisiones que tomemos y el apoyo que tengamos.

«Almendra y Alcalina, historias que fueran» es el título de esta obra de teatro protagonizada por Stefanía Sleiman y Agustina Lalli, del grupo «Enjambre Libertario» de Buenos Aires, que tuvieron el Centro Cultural Héctor Tizón para mostrar su pieza en, que se estrenó en Jujuy, en el Buena Vista Espacio Cultural, que recientemente se habilitó en el barrio Cuyaya  y que – además- llevaron a Purmamarca y Humahuaca.

Aunque hay mucho colorido en sus vestuarios, maquillaje y peluquería, junto a música – con canciones en vivo – el texto es complejo y en algunos momentos pareciera que uno está viendo una versión de «Esperando a Godot» de Samuel Beckett, porque se habla de la máquina, se le espera con tanto ilusión, pero nunca la vemos y no sabemos realmente qué hace. La complejidad del texto hace que la obra – destinada a un público infantil – pierda en momento el hilo conductor y muchos de los niños que estaban en la sala, sentado en primera fila y algunos en el suelo para ver mejor las acciones, se dedicaran a otra cosa, como  entretenerse interactuando con las actrices, o acercándose a Alcalina cuando ella está dormida, sin mostrar mucho interés en lo que estaban diciendo las actrices. Las canciones- interpretadas con guitarra por Alcalina – sí gustaron en los niños – que es el público más difícil que hay y eso hizo que se entretuvieran más que con el argumento de la obra.

En una entrevista a un diario de Jujuy, las actrices indicaron que tienen «un amor particular con Jujuy y por eso decidieron estrenar su obra en la Provincia, donde conocen personas y tienen amigos». 

Con esta primera obra, el grupo «Enjambre Libertario» espera «hacer producciones propias para que no sea una compañía de teatro que toma obras de otros autores. La idea es que la próxima obra sea para adultos pero nunca dejar de trabajar con chicos porque esa es la esencia del grupo», indicaron en la entrevista.

Las historias de esta obra hablan de sueños, de ilusiones, de aspiraciones por una vida mejor, con mayor libertad, y aunque el mensaje final es claro, el camino es bastante tortuoso de entender, más para los chicos, así que una revisión del texto no estaría sobrando para que Almendra y Alcalina para llegar a un mayor público, como su sueño al ser grandes, aunque claro, esa es mi Visión Particular.  

Francisco Lizarazo

@visionesp

Comparte esta publicación


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *