Muchos expertos afirman que las películas de jazz tienen mucho de fantasía, sin embargo la magia, es uno de los foto-1-slide-pag-inic-slide-art-semingredientes abstractos del ritmo roto, y la escénica cinematográfica resalta lo anterior. Captar en un lente la armonía de sonidos es una tarea que sólo la sensibilidad de los cineastas melómanos puede lograr, y la historia, el principal recurso en la creatividad de un guionista.

El realismo de un actor habita en la naturalidad de su personaje… “ser en otro”, complicada labor, pero nuevamente, lo intangible es lo que da significado a aquellos que saben hacer sentir, y en la lírica, el lenguaje es dominado por este recurso. Sonidos que explican las emociones, los momentos y el arte de lo no dicho.

Así que iniciemos este recorrido cinéfilo por los ecos afroamericanos, con cinco filmes que esperemos, les reconforte el interno.

  1. Bessie (Estados Unidos, 2015)

foto-2-slide-art-semFilme que cuenta con un excelente guion y dirección por parte de la joven cineasta Dee Rees, nos remonta a finales del siglo XIX en el poblado estadounidense de Chattanooga, Tennessee, sitio donde naciera “La emperatriz del blues” Bessie Smith, interpretada por la talentosa actriz Queen Latifah, quien nos brinda una íntima mirada por la vida de esta cantante afroamericana. Una triste infancia, el inicio de su carrera artística bajo el amparo lírico de la “Madre del blues” Ma Rainey’s (Mo’Nique), el odio racial para una artista con un hermoso color de piel, los amores mal correspondidos, la fama y su decadencia por la Gran Depresión, así como su retorno a los escenarios.

Galardonada con cuatro Primetime Emmy Awards, “Mejor película” por los Critics’ Choice Television Award y otras nominaciones, este rollo televisivo de la cadena HBO, brinda un homenaje a las iniciales divas del blues y su banda sonora, es todo un deleite para los oídos.

  1. Sweet and lowdown (Estados Unidos, 1999)

La genialidad de Woody Allen, mucho jazz gitano y la historia del misterioso guitarrista Emmet Ray (Sean Penn),foto-3-slide-art-sem dieron vida a esta sincopada película, ubicada en el periodo de la Gran Depresión estadounidense, allá a finales de los años veinte, donde este maestro de las cuerdas, admirador de Django Reinhardt, se la vive en el alcohol, las presentaciones de su quinteto son a capricho del pánico escénico del este artista y es un mujeriego obsesivo, que encuentra sosiego en la ternura de una mujer muda.

La RCA Víctor cuenta con algunas grabaciones de Emmet en la década de 1930, pero por extrañas circunstancias, el segundo mejor guitarrista de jazz manouche desapareció de la vista pública después de ese periodo. La música original es de Dick Hyman, quien incluyó temas del propio Reinhardt, el título de esta cinta para los hispanoparlantes es Acordes y desacuerdos.

  1. Calle 54 (España, 2000)

foto-4-slide-art-semDisfrutar de la “Panamericana Suite” del Maestro Paquito D’Rivera, escuchar a Bebo con Cachao, el reencuentro familiar de los extraordinarios pianistas Valdés, el arte sonoro de Michel Camilo y otros ecos del latin jazz, forman parte de este ecléctico documental dirigido por el cineasta español Fernando Trueba, que toma su nombre de los Sony Music Studios, ubicados en la calle 54 de la ciudad de Nueva York, donde varias escenas de este rollo fueron grabadas.

Reconocida con el premio Goya a “Mejor sonido”, esta joya audiovisual, explica el desarrollo de la síncopa latina con la música de artistas como Eliane Elias, Paquito D’Rivera, Bebo Valdés, Chucho Valdés, Chano Domínguez, Michel Camilo, Aquíles Báez, Tito Puente, Jerry González y el Gato Barbieri.

  1. Bird (Estados Unidos, 1988)

La vanguardia del ritmo roto, inspiró a Clint Eastwood para dirigir esta joya fílmica del jazz que narra la vida delfoto-5-slide-art-sem legendario saxofonista Charlie Parker, con la excelente actuación de Forest Whitaker y el valioso guion de Joel Oliansky.

Durante la investigación para este filme, Oliansky realizó varias charlas con un colega de Parker, Teddy Edwards, quién proporcionó algunos detalles sobre la vida del saxofonista, varios de ellos conocidos dentro de la escena jazzística, como sus dificultades con las drogas, la alianza con Dizzy Gillespie en el Bebop, el caótico matrimonio con Chan Berg, su declive profesional que lo llevara a tocar en un pequeño club de jazz y su temprano fallecimiento el 12 de marzo de 1955 en New York.

  1. Cadillac Records (Estados Unidos, 2008)

foto-6-slide-art-semEn el año 2008, esta cinta nos estremeció con una Etta James interpretada por Beyoncé, quien con lágrimas en los ojos le canta el tema “I’d Rather Go Blind” al ejecutivo de la compañía discográfica Chess Records Leonard Chess, protagonizado por Adrien Brody.

El gozo melómano cinematográfico dirigido por Darnell Martin, narra la historia del ascenso de esta disquera, así como de sus artistas: Muddy Waters, Chuck Berry y la gran Etta James, en aquel Chicago de los años cincuenta y sesenta.

Glen Rodrigo Magaña

@HomoEspacios / @glenrod85

Comparte esta publicación


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *