“Sólo cuando el último árbol esté muerto, el último río envenenado, y el último pez atrapado, te darás cuenta de que no puedes comer dinero”.

Noah Sealth

En 1895 el Jefe indio Noah Sealth, del pueblo Suwamish, envió una carta al entonces presidente de los Estados Unidos, Franklin Pierce, en respuesta a su oferta de “compra de tierras” en lo que ahora es el estado de Washington.

En esta carta, él hacía referencia a las culturas americanas nativas que están íntimamente unidas a la Tierra como una forma de vida integral y la consideraban su madre y esencia.

Esta carta le sirve al ecuatoriano Patricio Guzmán Masson – autor de  “Corazón de Agua tibia” – para inspirarse y crear el performance poético “Cómete tu billetito”, en el marco del Entepola 2016 en Jujuy.

Luego de una cantada en el hall del Cine Select, con la luz de las velas de los espectadores, como preludio de limpieza a lo que vendría luego, Patricio Guzmán Masson – actor y dramaturgo del espectáculo – invitó a los presentes a acompañarlo a la sala y mientras recitaba el poema «las personas curvas» de Jesús Lizano,  decía que la gustan las personas curvas, las ideas curvas, los caminos curvos, porque el mundo es curvo y la tierra es curva y el movimiento es curvo; y me gustan las curvas y los pechos curvos y los culos curvos, los sentimientos curvos; la ebriedad: es curva; las palabras curvas: el amor es curvo; ¡el vientre es curvo!; lo diverso es curvo.

img_8532-copiar

Mientras seguían haciendo suyas las palabras del poema, iba cortando billetes que colocaba en una ensaladera y luego tomaba unos ojos tomates para hacer otra ensalada, como quien está en su casa esperando que lleguen los invitados.

Una ensalada de billetes, otra con tomates, un poco de sal y aceite y listo, se tiene el plato para convidar a quienes han venido a verlo. Muchos no se animaron, otros – principalmente los niños – se abalanzan y toman el tomate, pocos son los aventureros que quieren probar la ensalada de billetes verdes, por muy colorida que se vea.

img_8544-copiar

Ahí estaba la reflexión del performance, entender como dice la carta del Jefe indio Noah Sealth que no podemos comernos el dinero, y que muchas veces para conseguirlo nos olvidamos del tomate y de otros frutos que nos permiten alimentarnos de cuerpo y alma.

Hasta aquí uno pudiera decir que este performance ecológico era una historia cerrada y bien contada… pero como dice el chiste aquel…hay más y en ese momento comenzó el problema.

A veces querer abarcar mucho no es la solución y menos es más, pero en este espectáculo el dramaturgo quiso que los espectadores conocieran la carta del jefe indio al presidente Pierce y como la intención no era que la leyera él solo, porque es extensa y para ello buscó el apoyo de algunas personas, desconozco si actores o colaboradores del Entepola, para entre varias voces dar a conocer el texto de la carta y el experimento no funcionó. No lo hizo porque cuando uno lee en público debe conocer el texto con anticipación y pareciera que estos jóvenes estaban mirando por primera vez el escrito y eso se notaba en la mala dicción y pronunciación.

El espectáculo decayó por este hecho y al final, como entendiendo que no había estado acertado el momento de lectura, el actor tomó la guitarra y cantó un tema del cancionero latinoamericano sobre la preservación y ahí logró un tímido coro, porque realmente la canción no pareció estar dentro del play lista del público.

Al concluir la acción se realizó un foro teatro, donde algunos resaltaron el mensaje de la obra, la necesidad de entender que debemos cuidar a la Tierra y no destruir nuestra casa. Afortunadamente ese mensaje se entendió, porque el canal utilizado para llegar y conectar con el público no fue el más acertado, tomando en cuenta las opiniones de algunos de mis vecinos en la sala.

Pero el teatro es así, hoy nos conmueve, mañana nos deja impávidos o no satisface nuestras expectativas escénicas, sin embargo, lo importante es que asistamos a las salas de teatro, veamos, comentemos y seamos críticos a la hora de opinar sobre lo que vemos, tal vez no todos nos lo agradezcan, pero la vida es así, no somos monedita de oro para caerle bien a todo el mundo con lo que hacemos y decimos, pero si es necesario conocer más y así tener mayores elementos a la hora de opinar, sea de teatro, del medio ambiente o de los humanos como seres que hacemos y deshacemos en este globo terráqueo, o esa es mi Visión Particular.

Francisco Lizarazo

@visionesp

Comparte esta publicación


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *