Las fronteras solo existen en la mente del humano, naturalmente éstas barreras no existen, así afirmaba el primer Foto 1 slide pag inic salide art semhombre que cruzó la ionósfera al admirar nuestro planeta… aún azul. La agresión acelerada de tóxicos ambientales, el calentamiento global y el aumento de basura no renovable, son una preocupación mundial, ya que el fin de los días de la humanidad o el de nuestros descendientes, dependerá de lo que hagamos hoy.

América, belleza continental que integra varios ecosistemas, culturas, tradiciones, historias y otras bellezas, elegimos en esta décimo tercera entrega de nuestra sección turística internacional homoespaciera, la seducción caribeña de la Isla de Margarita en Venezuela y el colombiano Parque Nacional Natural Tayrona.

Isla de Margarita… perla del caribe venezolano

Foto 2 slide art semFue en el tercer viaje de Cristóbal Colón al entonces “Nuevo Continente”, un 15 de agosto de 1498, cuando vislumbraría por primera ocasión tierras venezolanas, tres hermosas islas que los indígenas de la entidad nombraban “paraguachoa” o “gente de mar”, pero el explorador peninsular lo bautizó con el nombre de La Asunción y en 1499, los ibéricos conquistadores Pedro Alonso Niño y Cristóbal Guerra le cambiaron el nombre por La Margarita, palabra de origen griego que significa “perla”.

Después del periodo independentista, a esta región caribeña, por su valor y similitud a la Esparta griega, se le nombró Nueva Esparta, único estado insular de Venezuela, que integra a la Isla de Coche, Isla de Cubagua, así como la imponente Isla de Margarita.

El paraíso margariteño, es reconocido por ser una de las provincias más antiguas que formaron parte de la Capitanía General de Venezuela en 1777, de ahí sus fortificaciones estilo virreinal, como el Fortín La Galera en el puerto Juan Griego, sitio donde tuvo lugar la Batalla del Fuerte en 1817, gesta que fue clave para la independencia de este país sudamericano; la Iglesia del Buen Viaje, de estilo barroco, que expone el hermoso óleo “El Juicio Final” que data del siglo XVIII o el soberbio Castillo de San Carlos Borromeo, construcción militar del siglo XVII que sirviera de protección a los ataques piratas de aquellos tiempos.

Respecto a sus beldades naturales, el Parque Nacional Laguna de la Restinga cuenta con un hermoso espectáculo de fauna y flora nativa, manglares dominados por pelícanos y enormes tortugas marinas, forman parte del recorrido en lancha; 17 pálidas playas, donde se puede practicar surf, buceo o el windsurf que es el deporte acuático preferido; un recorrido aéreo al archipiélago Los Roques; así como enamorarte con el atardecer de bahía Juan Griego, lugar que según cuentan sus habitantes, debe su nombre a un capitán español que fue el primer poblador de este rinconcito caribeño en 1545; también puedes visitar la vecina Isla de Cubagua, donde podrás realizar algo de snorkeling para disfrutar de su arrecife coralino o purificarte en su laguna de fango.

La gastronomía es otra de sus delicias, ya sea que deleites al paladar con una torta de cazón, unos hervidos de pescado o un pabellón margariteño, pero el goce aún no termina, ya que entre los secretos nocturnos… las venezolanas, mujeres monumentales que danzan entre los bares de la entidad, esperan más diversión.

Parque Tayrona… ecoturismo a la colombiana

Magdalena de Colombia, tropical destino explorado en 1499 por navíos europeos, que perteneciera en 1533 alFoto 3 slide art sem Nuevo Reino de Granada, uniéndose como Gobernación de Nueva Andalucía, el Virreinato de Santa Fe en 1724, estado de la Nueva República de Granada el 17 de noviembre de 1831 y Estado Soberano de Colombia el 15 de junio de 1857, cuenta con un oasis selvático acariciado por el mar caribe.

El Parque Nacional Natural Tayrona, elevada a reserva ecológica por el Instituto Colombiano para la Reforma Agraria, el 24 de abril de 1964, cuenta con más de 15 mil hectáreas terrestres y 4 mil 500 hectáreas marinas, 770 especies de plantas, formaciones coralinas, litorales rocosos, manglares, lagunas y relajantes playas tropicales.

Algunas de sus atracciones son: la prehispánica ciudad de Tayrona, que en su Museo Arqueológico de Chairama en el Cañaveral, podrás enterarte de las civilizaciones milenarias que habitaron esta zona; el novelesco mirador de Cabo San Juan; La Piscina con su sector de arrecifes; practicar buceo en Bahía Concha, Naguanje o Cañaveral; un recorrido a caballo por este místico fragmento del Amazonas, o bien visitar Playa Nudista, que como su nombre lo indica, el único vestido será el adentrarte al mar caribe.

El hospedaje de este Parque Nacional colombiano, ofrece desde zona para acampar, sitio de hamacas y rústicas cabañas estilo playero, donde el sugestivo paisaje, algo de lírica insinuante, bebidas exóticas y otros femeniles regodeos, podrían ser tu realidad en esta quimera a la colombiana.

Glen Rodrigo Magaña

@HomoEspacios / @glenrod85 

Comparte esta publicación


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *