«Recuerdo aquel día… Me acerqué  la jaula de los gatos, animales independientes tras las rejas, tan humanos que no me extrañaría saber que han cometido un delito, un gran crimen…Ella me miró , y de sui frío lugar de descanso se levantó; me observó detenidamente, examinaba cada detalle… Fue cuando me  eligió. Ha diferencia de otros animales domésticos, los gatos son independientes, y si han de tener un dueño, ellos mismos procuran elegirlo. es por eso que aquel día, ella fue la que cambió mi vida, yo era su elegida».

Leslie G.

Los relatos de alguien

Gatos (384)Razón tiene la autora del relato anterior, los gatos son criminales, no porque nos adore voy a dejar de reconocerlo. La página de National Geografic en español nos ofrece cifras de esta afirmación. «El ecologista Peter Marra del Instituto Smithsonian de Conservación Biológica en Washington, D.C., tras una investigación reveló que, anualmente entre 1.4 y 1.7 billones de pájaros mueren víctimas de gatos mientras que 6.9 a 20.7 billones de mamíferos (especialmente pequeños roedores) son eliminados. De acuerdo con la revista Scientific American, los gatos son la mascota más popular del mundo, encontrándose prácticamente en cualquier lugar en donde habitan humanos. Se estima que existen alrededor de 2 billones de gatos, aunque saberlo con exactitud es casi imposible, pues la mayoría no tienen dueño».

¿Son más letales los gatos callejeros que los domesticados?

Si bien los gatos callejeros son los más letales, los gatos domésticos también tienen su cuota de crímenes y para lograr «reducir la sobrepoblación de gatos se han tomado medidas como el programa Trap-Neuter-Return (TNR) en Estados Unidos, mediante el cual se atrapan gatos de la calle y, tras ser castrados, se liberan. Sin embargo es un método costoso y de bajo impacto. En Nueva Zelanda, donde hay una gran población de aves endémicas, se busca regular a los mininos mediante su registro y el implante de un micro-chip. Parte de la solución está en la cría responsable de las mascotas y en que los dueños supervisen las excursiones fuera de casa».

En defensa de los mininos

Aunque uno reconozca que los gatos son animales que tienen instintos asesinos y que  muchas veces cuando juegan no miden el impacto de su fuerza, también hay ocasiones en que los gatos pueden ser la respuesta a ciertas fechorías.

Por ejemplo, en Gran Bretaña están creando una base de datos de ADN felino, una iniciativa que ya lleva 152 muestras y que «nació en medio de la investigación de un homicidio en la comunidad de Hampshire, Inglaterra. En ese ocasión, la policía local encontró pelos de gato en la escena del crimen, y eso les permitió resolver exitosamente el misterio, encarcelando a David Hilder, el criminal responsable del hecho. Lamentablemente para el asesino, que fue condenado a prisión perpetua por la Corte Real de Winchester, fue el cabello de su mascota lo que lo delató. Para ser más precisos, los ocho pelos del gatito de Hilder dieron la clave». Un adelanto para la ciencia forense.

Pero también la literatura infantil ha encontrado en los gatos fuente de inspiración para resolver crímenes y más allá de las pistas que dio el gato negro de Edgar Allan Poe para descubrir al asesino, escritores como Shirley Rousseau Murphy autora de “Cat on the edge”, recurre a un gato negro, en este caso  Joe Grey, para resolver casos de misterio y lo hacen hablando y pensando como un ser humano. «Los “cozy mysteries” tienen tanto éxito en Estados Unidos que incluso generó subgéneros», de acuerdo a lo que se puede leer en planetavivo.cienradios.com.

Desde la antigüedad, los gatos han ejercido fascinación entre los seres humanos, ya sea por su independencia, su mirada, su aparente frialdad, pero siempre tienen que estar en nuestra vidas. Relatos, poemas, canciones y hasta obras de teatro tienen como protagonistas a los gatos, así que no le demos más vueltas y dejémonos arrastrar por el encanto que tienen estos compañeros, que de seguro nos darán más de una alegría… y también algunos dolores de cabeza, pero así es la vida, o es mi Visión Particular.

Francisco Lizarazo

@visionesp

Comparte esta publicación