El arte lírico tiene la capacidad de impactar de forma profunda en el lenguaje fílmico, es la música capaz de elevar las emociones al punto donde el cineasta quiere conducirnos, el encuentro donde los sonidos reflejan el esplendor de la imagen en movimiento y del cual, nos es muy sencillo recordar alguna película. Mientras que el guión nos mantiene expectantes, son las bandas sonoras las que resuelven el resto del trabajo, el más complejo y caprichoso… sentir.

Pide al sonido que vuelva…  

Los Academy Award, en cuyo diseño de su famosa estatuilla sirviera como modelo el reconocido actor, productor y cineasta mexicano Emilio “El Indio” Fernández, y que es otorgado por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, conocida por sus siglas en inglés como AMPAS. Realizó su primera entrega el 16 de mayo de 1929, en un almuerzo privado dentro del Hotel Hollywood Roosevelt; quince estatuillas fueron otorgadas por trabajos realizados entre 1927 y 1928, al ganar a Mejor Película el rollo Wings de William A. Wellman, pero la apreciación por el sonido cinematográfico llegaría un año después.

En 1930, tres meses antes de la premiación de los AMPAS, la prensa ya cFoto 2 slide art semonocía a los ganadores, y fue en este año, cuando el canadiense Douglas Shearer gana la presea a Mejor Sonido por el drama criminal dirigido por George W. Hill… The Big House, dando así el banderazo a esta nueva categoría. Cuatro años más tarde, surge el Óscar a Mejor Banda Sonora Original, al ser One Night of Love la cinta que obtuvo este reconocimiento, así como a Mejor Sonido y fue también en 1934, cuando nace el premio a Mejor Canción Original, otorgado al compositor Con Conrad y el letrista Herb Magidson por el tema «The Continental» de la cinta The Gay Divorcee, película musical dirigida por Mark Sandrich y protagonizada por Fred Astaire y Ginger Rogers.

Algunos datos curiosos dentro de la historia de la música incidental en los Premios de la Academia, son las bandas sonoras sin corona, algunas de ellas contenidas en el soundtrack del filme The Eddy Duchin Story (Estados Unidos, 1956), musicalizado por el compositor cinematográfico George Duning, reconocido por la Sociedad para la Preservación de la Música de Cine, la revista Downbeat Magazine, Compositor del año 1993 del Estado de Indiana por la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood y quien a pesar de ser nominado seis veces por la Academia, nunca logró obtener un Óscar; Casablanca (Estados Unidos, 1942), icónico rollo que otorgara a la Warner Brothers una estatuilla más por Mejor Película en 1943, pero que dejó con las manos vacías al célebre Max Steiner, al ser la banda sonora de la película The Song of Bernadette a cargo de Alfred Newman, la que se llevó este “hombrecillo bañado en oro” en aquel año; Hans Zimmer, quien logró una nominación a Mejor Banda Sonora Original por el épico rollo Gladiator (Estados Unidos, 2000), fue un caso similar al anterior, solo que éste filme aunque perdiera esta categoría, sí ganó a Mejor Sonido.

Los dos casos más criticados de BSO en el Óscar, son Lo que el viento se llevó (Estados Unidos, 1939), que si bien arrasó con diez premios, record que mantuvo hasta 1959, no conquistó el lírico galardón para el austriaco Max Steiner, fue el estadounidense Herbert Stothart quien levantó la estatuilla por musicalizar El Mago de Oz y el segundo muy desafortunado tema, es el del gran compositor y director de orquesta italiano Ennio Morricone, genio de la música, cineasta de los sonidos, que creara joyas audibles para películas como Érase una vez en América (1984), La misión (1986), Malèna (2000), El bueno, el feo y el malo (1966) o su BSO maestra en Cinema Paradiso (1988), quien nunca ha obtenido un Óscar en esta categoría, solo un honorífico en el año 2006 y que, esperemos para esta entrega número 88 de los Premios de la Academia, gane a sus 87 años con el filme de Quentin Tarantino… The Hateful Eight (2015).

Soundtrack…

Después de los infortunios de la Academia en materia musical, existen otras estatuillas que permanecen en las manos correctas, ejemplos como la banda sonora del Padrino II (Estados Unidos, 1974) del famoso compositor italiano de música clásica y cinematográfica Nino Rota; el nostálgico y romántico soundtrack de Love Story (Estados Unidos, 1970) del Maestro galo Francis Lai; la sincopada película All That Jazz (Estados Unidos, 1979) que su música fuera aportada por el pianista, compositor, arreglista y director de orquesta de jazz norteamericano Ralph Burns; entre otros sonidos incidentales como el de Maurice Jarre por Doctor Zhivago (1965), Nicola Piovani por La vida es bella (1998) o Elliot Goldenthal por Frida (2002), pero nuestra selección homoespaciera del Óscar para las cinco mejores bandas sonoras originales, fueron elegidas por su trascendencia histórica, más que su popularidad.

  1. The Artist (Estados Unidos, 2011)

Foto 3 slide art semLa creatividad a cargo del director, actor y guionista francés Michel Hazanavicius, hacen de este filme silente un gran reto dentro de un público acostumbrado a consumir grandes efectos especiales, cine cromático y diálogos audibles. El manejo del silencio, es un arte que sólo la música puede traducir y fue el compositor francés Ludovic Bource quien lo entendió, tal vez fue por sus primeros trabajos en música para comerciales, donde se dio cuenta de la falta de sensibilidad que actualmente nos acosa… al final, este Óscar a Mejor Banda Sonora Original, muestra cómo un filme mudo en blanco y negro, nos puede dejar sin palabras. Así, El Artista nos habla más allá de las palabras, ahí donde la magia cinematográfica realmente se expresa.

  1. Alexander’s Ragtime Band (Estados Unidos, 1938)

Foto 4 slide art semEl compositor y letrista ruso Israel Isidore Baline, fue el laureado por la Academia con la BSO de este filme que despertó el frenesí por el ragtime en Norteamérica. Irving Berlin, también es reconocido como un importante músico de Broadway, realizó su primer tema a los 19 años… «Marie de Sunny Italy», que vendió por la cantidad de 33 centavos. Sus composiciones han aparecido 25 veces como “número uno” en la lista de canciones de los Estados Unidos, lo han interpretado casi la mayoría de los gigantes del jazz, escribió unos 1.500 temas y vivió 101 años, falleció en la ciudad de Nueva York un 22 de septiembre de 1989.

  1. Love Is a Many-Splendored Thing (Estados Unidos, 1955)

Foto 5 slide art semGanadora a Mejor Banda Sonora Original y Mejor Canción Original en la vigésima octava entrega de los Premios de la Academia. Éste dramático rollo dirigido por Henry King que relata el romance del reportero estadounidense Mark Elliot (William Holden) y la doctora euroasiática Han Suyin (Jennifer Jones), entre perjuicios familiares y de la sociedad de Hong Kong. La música fue realizada por Alfred Newman, destacado compositor y arreglista estadounidense que desarrollara partituras para más de 200 películas, autor del tema oficial de la 20th Century Fox y portador de nueve estatuillas de sus 45 nominaciones al Óscar.

  1. Schindler’s List (Estados Unidos, 1993)

Estremecedor drama biográfico sobre la vida de Oskar Schindler, ubicado en el los años más grises de la Foto 6 slide art semhumanidad… la Segunda Guerra Mundial. En blanco y negro, bajo el lente de Steven Spielberg y con una de las BSO más intrínsecas que se han realizado, algo que solo el galardonado compositor y director de orquesta estadounidense John Williams pudo lograr. Las notas se escuchan como plegarias, la caridad en los acordes, sonidos de piedad ante la perversidad de la que es capaz el odio, la armonía entre el dolor y la inocencia de un coro de niños cuando entre la brutalidad… camina una niña vestida de rojo.

  1. West Side Story (Estados Unidos, 1961)

Foto 7 slide art semEn la década de los sesenta, la categoría a Mejor Banda Sonora Original se encontraba dividida, una era el Score a película dramática o comedia, donde ganó Henry Mancini por Breakfast at Tiffany’s, cinta que también obtuvo el Óscar a Mejor Canción Original con el tema «Moon River», sin embargo la BSO (Score a película musical) y Mejor Sonido fue para West Side Story.

La combinación dancística, lírica y actoral de esta adaptación fílmica del homónimo musical de Broadway de 1957, es uno de los tesoros hollywoodenses con mayor prestigio a nivel mundial, inspirada en la obra de Romeo y Julieta, del poeta, actor y Maestro de la dramaturgia inglesa William Shakespeare, West Side Story bajo la firma de la United Artists; la perfecta dirección del afamado cineasta Robert Earl Wise y del coreógrafo, productor, así como director de cine estadounidense Jerome Robbins; la música del compositor, pianista y director de orquesta Leonard Bernstein, además de un reparto de primera línea, es la razón de otorgarle el primer sitio a este clásico de cine.

Glen Rodrigo Magaña

@HomoEspacios / @glenrod85

Comparte esta publicación


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *