¿Qué lleva a una mujer a ser Institutriz? ¿Fama, fortuna? ¿La posibilidad de viajar? ¿Será que institutriz se asemeja a emperatriz y eso llama su atención para dedicar su vida a los niños ajenos?

Dedicar una existencia a cuidar y educar los niños de familias que lo contratan a uno para estas labres es algo noble, pero ¿y si se vuelve una obsesión? ¿Qué pasa si los niños que cuidan estas institutrices son propensos a los accidentes, ya sea como víctimas o victimarios?

Icera Medina Flores aprovecha un espacio sin chico para cuidar para relatar algunos de sus recuerdos personales y también referidos a los niños que cuido a lo largo de su ejercicio.

Pero los relatos de esta particular institutriz, contados a dos voces, como si su interior también quisiera relatar su versión de los hechos no siempre, o mejor dicho nunca, son sobre niños educados, dedicados a la educación, muy por el contrario, son niños que presentan trastornos, no quieren a los amigos, son pirómanos o sencillamente son malos y punto. Incluso la misma Icera tiene su pasado oscuro, pero eso no pienso revelárselos, pero tiene que ver con un negro.

Tranquilos que esta historia de la institutriz no tiene nada que ver con la vida real, ni con ficciones fílmicas como «La mano que mece la cuna». Estas historias son producto del trabajo literario de Julia Nardozza, Carlos Peláez y Valeria Pierabella, quienes partieron de textos de la escritora argentina Silvina Ocampo, quien «ha pasado a la historia de la literatura argentina del siglo XX por la crueldad desconcertante que supo imprimir en algunos protagonistas de estos relatos».

Esta trama tiene por nombre Reliquia – teatro de objetos una obra que se presentó en varios escenarios de Jujuy en el marco del Entepola 2015 (las fotografías corresponden a la función en el Cine Teatro Select) con las actuaciones de Julia Nardozza y Valeria Pierabella, ambas como Icera Medina Flores, mientras que la dirección está a cargo de Carlos Peláez, quien junto a Nardozza diseñó los títeres y objetos.

¿Es Reliquia una muestra de teatro del absurdo? es eso y más porque juega con los temas policiales, los relatos de humor negro, muñecos que dan miedo, en un momento de la obra uno espera que la cabeza de la muñeca abra los ojos y lo mire a uno como diciendo «aquí estoy».

Lo fantástico es la piedra filosofal de este montaje, porque un mismo personaje lo interpretan dos actrices que parecen hermanas gemelas y se visten como si salieran de una película de Alfred Hitchcock, como «Los Pájaros» o «El Hombre que sabía demasiado». Hay momento de risa, por lo absurdo de las situaciones, al imaginarse lo que Icera Medina Flores relata, pero también es una sonrisa de miedo, de pánico al pensar que uno pudiera ser parte de esos relatos.

Las historias de los niños que cuido esta institutriz incluyen a Lavinia y la primera comunión con un ángel rosado que era menos importante que el ángel celeste… Había una placa de bronce que decía «La Bella Durmiente del Bosque» y dentro de la casa estaba una niña que según su papá «No se vaya a creer que es dormida mi hija, mi hija no es ninguna dormida…..sólo tiene un leve problema».

El diseño del vestuario de esta institutriz es de Laura Pérez Andreau, con realización de Noemí Zahr, mientras que Karina Lezcano fue la responsable de las pelucas.

Hay que quitarse el sombrero, y si no tenemos uno puesto basta con aplaudir a rabiar a este par de actrices que hacen que uno no quiere tener jamás una institutriz y menos cuando al final Icera Medina Flores se pregunta ¿A dónde han ido a parar los niños? Mejor nos quedamos con la incógnita o esa es mi Visión Particular.

Bonus Track

Como si fuera un disco, antes de la presentación de Reliquia, los organizadores del Entepola 20015 presentaron un bonus track, o una actuación no programada, correspondiéndole al colombiano a Flavio León, ofrecer una actuación de Stand Comedy.

Proveniente de Medellín, pero con ganas de radicarse definitivamente en Argentina, León contó en forma jocosa algunos aspectos de su vida y de su tierra. También comentó algunas diferencias y similitudes entre las dos naciones, como que en Argentina a las mujeres les dicen mina y en Colombia una mina es un artefacto que explota y te daña la vida ¿tendrá razón en esa semejanza?

Fueron algunos minutos de comedia e improvisación para romper el hielo y generar el ambiente para la llegada de las actrices de Reliquia, que también tuvieron mucho de comedia, aunque algo más ácido y negro que el ofrecido por León, para un cierre que deleitó a los presentes en este último día del Entepola 2015, esperando lo que será la edición del 2016.

Francisco Lizarazo

@visionesp

Comparte esta publicación


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *