JA1

“Se llegó el día del anuncio de política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos. Sin embargo, no subió la tasa. ¿Qué detiene a la Fed para iniciar el proceso de normalización de la política monetaria?”, a continuación el reporte de la Dirección de Análisis Económico-Financiero de Banco BASE.

“Los objetivos de ese banco central son el pleno empleo y la inflación estable. Para el caso del empleo no existe un objetivo determinado pero en conferencias de prensa los presidentes regionales de la Fed han dicho que una tasa de 5% sería adecuada para la economía estadounidense”.

“En este sentido el desempleo de agosto de 5.1% puede ser considerado como el primer indicador positivo para empezar la normalización de tasa de interés, la cual desde el 2008 permanece en un mínimo histórico de 0 a 0.25%”.

“Por el lado de la inflación, la Fed tiene el objetivo de 2% pero los datos recientes muestran una tasa de crecimiento de los precios de apenas 0.2%, por diversas razones entre las que se encuentran la caída en los precios de los commodities a nivel internacional, especialmente el petróleo”.

“Al analizar la inflación, resulta interesante ver que la inflación subyacente (aquella que elimina de su cálculo los productos con precios más volátiles y que representa la inflación medular de la economía) está más cercana al objetivo de la Fed”.

“Por lo anterior algunos creen que falta para el cumplimiento de este objetivo y otros afirman que la inflación ya está en el camino correcto. Inclusive en el comité de operaciones de mercado abierto (quien decide la tasa de referencia) existe discrepancia en el punto de la inflación, por lo que este indicador es de donde surge la especulación de cuándo subirán por primera vez la tasa”.

“Cualquiera que haya pasado por un curso de economía aprendió de memoria que la política monetaria es neutral en el largo plazo, es decir que el impacto sobre la producción es neutro pero que serán los precios los que sufrirán. El largo plazo ya llegó (y desde hace mucho) y no existen razones teóricas que soporten la idea de continuar con las tasas bajas. No obstante, la Fed parece tener miedo de la reacción de las personas y empresas quienes a su vez especulan y se anticipan a una inminente subida en tasa”.

“En este sentido parece ser mayor el daño que se causa a la economía por alargar la agonía de subir la tasa en comparación de hacerlo ya. Como ejemplo está el indicador de la manufactura que lleva meses desacelerándose en Estados Unidos (por la expectativa de menores ventas cuando suba la tasa) y la cautela con la que crece el consumo”.

“Analistas a nivel mundial asumen una probabilidad de 70% a que suba la tasa en octubre y de no darse en ese mes hay 90% de probabilidad de que la suba en diciembre. Aunque algunos creen que será hasta el anuncio de marzo 2016 cuando lo hará. En realidad es más una adivinanza que estadística, porque las condiciones económicas para el proceso de normalización ya están dadas desde hace varios meses”.

“¿Qué detiene entonces a la Fed? Probablemente la situación de China, ya que Estados Unidos es el tercer exportador hacia China (después de Corea del Sur y Alemania). Sin embargo, la desaceleración China es un proceso que no va a poder detenerse a pesar de las medidas tomadas por el gobierno de ese país. Ante esto se espera que la Fed suba la tasa pero que no sean agresivos los incrementos”, concluyó.

Sofía Salinas

@Sofiasi2010

Comparte esta publicación


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *