El 17 de marzo del 2009 México experimentó una contingencia sanitaria que ocasionó la influenza AH1N1, convirtiendo a este país en el primero en reportar casos de gripe A en el continente americano. Hasta el mes de agosto de ese año se habían reportado 179 fallecidos, con un total de  20 mil 860 casos confirmados del Virus.

Esta situación hizo que naciones de cuatro continentes se solidarizaran con la Ciudad de México, manifestando – con su  presencia – el apoyo de las múltiples comunidades de los países que viven, le dan fuerza y dinamismo a la capital azteca

Así nació la Feria de las Culturas Amigas, una actividad que permite a los asistentes acercarse al arte y a la cultura mundial sin necesidad de salir del DF

En cada una de las ediciones el número de países participantes se ha incrementado, y para la del 2013 (que es la quinta) un total de 86 representaciones diplomáticas y la Unión Europea como organismo internacional, se hicieron presentes en el Paseo de la Reforma, entre el tramo de Lieja a Insurgentes, para ofrecer lo mejor que tienen estas naciones en turismo, gastronomía y muchos recuerdos que pueden ser adquiridos para tener algo de estas naciones, y así poder hacer un recorrido por el mundo, sin tener que abandonar esta avenida principal del DF.

El lema de 2013 de esta actividad es  «El mundo en tu ciudad» y además de los distintos stand de los países participantes los visitantes pueden asistir al foro artístico ubicado en Calzada de la Juventud Heroica, en la Puerta de los Leones del Bosque de Chapultepec, en «donde desarrollarán actividades culturales y se presentarán artistas como Astrid Hadad, Grupo Mono Blanco, la Internacional Sonora Santanera y Eugenia León», de acuerdo a  la nota de prensa de los organizadores.

Algunos de los países que están presentes en esta edición de la Feria de las Culturas Amigas son:

Grecia

En este stand, los visitantes pueden conseguir algunos elementos de artesanía, como ajedrez con figuras de gladiadores, o pequeñas estatuas de personajes de la historia de este país.

En cuanto a gastronomía, los griegos ofrecen a los mexicanos una variedad de pescados, aceite de oliva, aceitunas (curadas con hinojo, ajo, semillas de corandro, chiles, orégano y un toque de menta), cordero, muchos granos, un toque picante de medio oriente, berenjenas, frutas y muchos quesos artesanales de cabra y oveja. Grecia ocupa el primer lugar en el consumo de quesos. La cebolla sigue siendo un clásico en la alimentación, igual que el aceite de oliva, de cuya producción el 80% se procesa en aceite extra virgen.

También hay para degustar carnes estofadas, pescados muy condimentados, etc. y a sus tórridos y soleadísimos veranos, donde se come mucho Tzatsiki que es una ensalada de yogurt, pepinos y ajo, la Taramasalata, ensalada de huevas de bacalao con papas, o la ensalada de queso feta y aceites. Además de muchas formas de preparar sus pescados y mariscos: Souvlaquia (brochetas de cordero) y el Moussaka, Baklava confitura hecha con masa fila, nueces y miel.

Serbia

La comida autóctona serbia ofrece el jamón de res, kajmak, ajvar, cicvara (una especie de polenta de harina, huevos, mantequilla y queso),  slatko (dulce) de pétalos de rosa y otras especialidades hechas con ciruelas secas se consideran alimentos nativos serbios.

Los alimentos están basados en la masa, como los panes, el strudel y la pasta, y varios tipos de carnes procesadas, producidos a partir de ganado y aves de corral son característicos hoy en día en la Vojvodina. Las empanadas de espinaca y carne de cerdo asado son características de Šumadija. La carne ahumada es la especialidad del oeste de Serbia y los platos de cordero de Zlatibor y Zlatar no se pueden perder. La cocina del este de Serbia se caracteriza por sus pasteles de pastor, cordero cocinado en leche, carne ahumada de jabalí, janjija con tres tipos de carne y verduras diferentes, y homolj kačamak (un tipo regional de polenta hecha de harina de maíz, patata y queso feta).

En Serbia hay artistas gráficos involucrados en cómics, diseñadores y arte conceptual, muchos de los cuales también están trabajando en todo el mundo. En este stand  se puede ver una muestra pictórica de las artes modernas de este país.

El Salvador

La gastronomía de este país centroamericano que se ofrece en el stand está compuesta por:

Empanadas de plátano. Canoas (plátanos fritos rellenos de una crema hecha con maicena y leche)

Pupusas (tortilla de maíz gruesa rellena con queso, chicharrón, frijoles refritos o queso con loroco, una flor comestible.

Además de sus platillos, El Salvador es un atractivo turístico en materia de arqueología, naturaleza y artesanía, siendo San Miguel de Ilobasco una ciudad famosa por ser uno de los centros artesanales cerámicos más antiguos de El Salvador y Centro América. Se dice que esta actividad tiene origen en los años 1700 y que se ha logrado mantener hasta esta época.

España

La comida española ha alcanzado en los últimos años un reconocimiento universal y una gran popularidad. En esta feria  se pueden encontrar platillos como: Churros, Cocido Madrileño, Cordero asado, Paella valenciana, Pan con tomate, Roscón de reyes, Tortilla de Patatas, sin olvidar los fiambres, en especial el jamón, que colgadas en hileras, son una invitación a degustar y llevar a casa.

Pero España no solo ofrece bebida y comida en su stand, sino que también tiene un apartado dedicado a la lectura, donde se pueden conseguir libros, folletos y enciclopedias de todo tipo de lectura y que nunca está demás tener en el hogar.

 Alemania

En Alemania se pueden encontrar especialidades y comidas para cada gusto y presupuesto y cada región cuenta con sus platos típicos. Su cocina se basa en diferentes carnes como conejo y jabalí, siendo la más utilizada la de cerdo, además sus platos se caracterizan por ser abundantes debido a la diversidad de ingredientes que utiliza en su preparación. Cuenta entre sus principales platos típicos a sus famosas salchichas, las chuletas de cerdo ahumadas, ensaladas de papa, las albóndigas, col rellena de carne picada, el codillo alemán, que es carne de cerdo cocida con puré de papas.

En la repostería destaca la rosquilla salada Laugenbrezel, los curasanes y tartas de manzana, los bollos trenzados, en las bebidas típicas se encuentran el café que es el más consumido, el té helado, el juego de manzana, la limonada.

Entre las cervezas, bebida típica de los alemanes, se encuentran la Pilsen, la Dunkel y la Altbier que son oscuras o muy maduradas, la WeiBbier, que es blanca y la Rauchbier, del tipo ahumada. En cuanto a los vinos, en las variedades más típicas se encuentran el Riesling y el Silvaner, este último preparado con uvas blancas, también es conocido los vinos elaborados con frutas, como el Apfelwein, vino de manzana que se produce en el sur de Alemania.

Pero como el hombre no solo vive de comida, en esta exposición cultural también hay muestra de productos alemanes como rompecabezas educativos y una extensa gama de peluches o animales en felpa que de seguro serán un buen regalo para algún ser querido.

Para quienes quieran conocer más de los países que integran  este globo azul llamado Tierra, la Feria de las Culturas Amigas estará en el Paseo de la Reforma hasta el domingo 9 de junio. Hay mucho que ver, conocer comer y comprar, eso sí, lleven dinero en cantidad porque de seguro entre los 86 representantes internacionales algo les llamará la atención para comprar y – por supuesto – para probar de la variada oferta, en una ciudad donde de por sí, existe un amplio menú para no aburrirse comiendo y degustando los placeres de la cocina tradicional, mezclada con las nuevas tendencias, o esa es mi Visión Particular.

Comparte esta publicación


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *