[kento-splash-screen]

atlantidaCuenta la leyenda que la Atlántida «era una isla de grandes dimensiones, se podría considerar un continente, según algunas hipótesis en el Mediterráneo, en otras versiones en el Océano Atlántico, fue destruida por un terremoto o tsunami que inundó totalmente sus tierras dejándola por siempre sumergida bajo las aguas y olvidada en el pasado».

ciudadesOtras tierras también han sido inundadas, dejando bajo sus aguas constricciones que nos hablan de historias de personas, ciudades y épocas. Sstas son poblaciones que no han sufrido un evento natural, sino que en nombre del llamado «progreso» han quedado bajo las aguas por la mano del hombre.

Sea en Venezuela, en Argentina, o en México, casi todos los países – decimos casi para no generalizar, aunque creo que cada país tiene su ciudad sumergida – existen diques y presas que se han construido inundando un pueblo que ha tenido que ser abandonado.

oh brotherEn la película «O Brother, Where Art Thou?», del año 2000 dirigida por los hermanos Coen y protagonizada por George Clooney, John Turturro y Tim Blake Nelson, casi al final de la cinta, un torrente de agua arrastra todo a su paso y da la oportunidad a los protagonistas de escapar de ser ahorcados. Aunque ellos declaran que fue el poder de Dios quien les salvó la vida, la inundación fue producto de la mano del hombre que buscaba crear el lago Arkabutla.

En Guatemala está el Lago de Atitlán donde se encuentra sumergida la ciudad maya de Samabaj, mientras que en el estado Táchira, en Venezuela, está el poblado de Potosí sobre el cual se construyó la represa Uribante- Caparo y y su iglesia sirve de referente para medir la sequía de este embalse.

potosíFue en 1984, cuando el Potosí quedó totalmente bajo el agua. Pero «Catorce años después, en el año 1998, reaparecieron parcialmente las ruinas del campanario de la iglesia y parte del cementerio por el descenso del nivel de las aguas de la represa. La noticia se regó como pólvora y desde todas partes del país antiguos pobladores de Potosí acudieron nuevamente a la zona para sacar fotos y compartir recuerdos y añoranzas de su pueblo dormido bajo las aguas».

San Luís de las Peras bajo las aguas

IMG_0524 (Copiar)Exactamente en 1934 en Villa del Carbón, población del estado de México, fue necesario crear un reservorio acuífero agrícola, por lo que se decidió crear la Presa de Taxhimay, lo que ameritó sumergir el pueblo de San Luís de las Peras.

Como un recordatorio de esta acción, hoy en día sobresalen las cúpulas de sus iglesias, convirtiendo al lugar en una zona turística y, como en mi caso, lugar para hacer un recorrido fotográfico a lo largo de sus dos kilómetros de largo, con 50 millones de metros cúbicos de agua.

IMG_0685 (Copiar)Precisamente así llegué a esta prensa, en un recorrido que un grupo de fotógrafos organizó y luego de pasar por Villa del Carbón – experiencia que conté en otro escrito – llegamos a disfrutar del paisaje y la maravilla creada por el hombre, no solo para tener agua, sino para el deleite y la recreación. Este recorrido también estuvo lleno de “chelas” (cervezas) y botanas para pasar un mejor rato.

IMG_0609 (Copiar)No solo es posible tomar fotos, sino que la Presa ofrece turismo de aventura y ecoturismo, con rutas para pasear en bicicletas de montaña, nadar, practicar deportes como motonáutica, o hacer rapel. Incluso, la zona ha sido sede de competencias de nivel internacional para el triatlón, como el evento Xterra.

IMG_0472 (Copiar)Si de comer se trata, en la Presa, que obtiene sus aguas del cerro Bufa y bosques de Villa del Carbón y Chapa de Mota, hay restaurantes, también se puede hacer pesca de carpa, o recorren en lancha o catamarán – lo que hicimos nosotros – para ver las cúpulas de los templos San Luis Rey de Francia y del Señor del Quejido, donde aún sobreviven representantes de la cultura otomí, que significa «pastor de oveja blanca o lugar de peña blanca»

IMG_0596 (Copiar)Los que conocen la historia de este pueblo, mencionan que este pueblo se puede ver en medio de la presa luego del 15 de abril de cada año, fecha en que las aguas son desviadas hacia Hidalgo y entonces se puede ver de cerca las ruinas de San Luis de las Peras y conocer algo más de su historia, gracias a algunos pobladores que se han encargado de mantener vivo el recuerdo de esta localidad, mediante la tradición oral, donde también quedó bajo las aguas “la Hacienda de Javier Rojo Gómez” que llega a emerger cuando baja el nivel que solo es en época de secas.

IMG_0888 (Copiar)En nombre del progreso muchas veces acabamos con nuestra historia y con los habitantes que deben ser desplazados, esto sucedió en la Presa de Taxhimay, que hoy es más un recuerdo que una realidad, con personas que deben sobrevivir en medio de la incertidumbre y el poco apoyo que reciben del turismo y de las autoridades.

Visitar la Presa de Taxhimay es una manera de recordar nuestra historia, ya que no debemos olvidar que mientras algo está presente en nuestra mente nunca estará totalmente muerto, o esa es mi Visión Particular.

Francisco Lizarazo

@visionesp

Comparte esta publicación


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *